En primer lugar, siempre y cuando sea necesario, se realiza la edición de las pistas. Se elige la mejor toma e interpretación si es que se han realizado mas de una, se limpian ruidos indeseados que hayan podido quedar, y se corrige todo lo que pueda ser mejorado.

Luego ya si, en el proceso de mezcla propiamente dicho, se lleva a cabo la  ecualización, compresión, modulación, efectos de reverberación, y demás procesos en las distintas pistas de audio.

A continuación, y para culminar esta etapa, se procede a nivelar el volumen de cada una de las pistas hasta llegar al resultado deseado por cada artista o productor, dejando el material listo para enviar al proceso de masterización (mastering).